lunes, 28 de marzo de 2011

Espejismo

Vete...aléjate como llegaste, así,  de repente,  sin avisar nada,
vacía el espacio que hasta hoy ocupabas y deja a mi mente girar en la nada.
No me hables, no vuelvas, aleja tu cara y no mires atrás  cuando me des la espalda
Es hora, es tiempo de sacar recuerdos, tirar las palabras y editar la escena en la que tú actuabas.
De decir fue un sueño que existió en el alba y que el áureo disco borra con sus rayos cuando sube al cielo y todo ilumina pues descubro entonces que nunca hubo nada.
No vuelvas, no me hables, aléjate ahora que no siento nada... y puedo reír fingiendo que fue solo un espejismo, creación de mi mente que ahora lo mata...

domingo, 27 de marzo de 2011

El momento de dar unfollow...

En esta vida loca, loca, loca , como diría Céspedes- nos toca conocer, apreciar, convivir, y llegar a querer en mayor o menor medida a muchas personas maravillosas que enriquecen nuestra existencia y nos dan la alegría, el estímulo y el placer de su compañía. A veces, después de un tiempo por el "uso" del día a día, por diferencias de carácteres, de percepción de las situaciones,  esa relación se desgasta, y  aclaro que no hay relación humana que se salve de este desgaste siempre hay curvas en el comportamiento de toda relación, pero en ocasiones se desgasta tanto que el único hilito que la mantenía unida se revienta.
Si la vida fuera twitter diríamos que este es el momento de darle unfollow a la persona.
Lo curioso es que a veces no se necesita de un gran pleito o disgusto para que esto pase, ya que generalmente todo eso antecede a este punto pues ya se ha pasado por mil estira y afloja cosntante y entonces llega ese día en que ya no sale nada... no palabras, no ideas, nada de nada, es como si se bloqueara la mente, es un  "ya no tengo nada que decir" como quedarse "numb"  y entonces sabemos...
 aunque quizá lo habíamos sabido durante mucho tiempo y lo pasamos por alto  por miedo o en un intento de  prolongar la memoria de lo que fue que siempre es una tentación que seduce y que hace que pasemos los días disculpando al otro y diciéndonos a nosotros mismos: "esto es sólo un mal momento", "todo va a volver a ser igual" "el cariño lo puede todo" bla bla bla  (aquí es donde todos pueden decir "Been there, done that, got the t-shirt") y claro eso pasa porque sin importar los motivos del unfollow   les advierto que siempre duele,  siempre  se sufre ese desprendimiento, ese cambio de química, ese estado de malestar que  provoca el distanciamiento de alguien que fue querido o aún lo sigue siendo,  es de esas cosas que "me ponen mal" no importa que se trate de una amiga, amor, pariente o de quien sea... siempre duele por muy justificada que sea la separacíon.
Y como diría mi amiga Muki...¨And yet¨ con dolor y todo aquello... tenemos que dejar ir... y haciendo acopio de fortaleza y confianza en que hacemos lo mejor  cogemos nuestro corazocito, lo cargamos y apapachamos, abrimos la puerta y soplamos fuerte para que salga la tristeza, los malos recuerdos y resentimientos y  le damos click al unfollow y por último abrazamos  los sentimientos que vivimos, el cariño, los momentos compartidos y los maravillosos recuerdos, los besamos y los guardamos en un cajón de la memoria porque con lo bueno siempre siempre hay que quedarse no creen?
Funciona para mi...  pero de que duele... duele  cañon...
Felices reflexiones...

miércoles, 23 de marzo de 2011

Odio extrañarte...

Me levanto y pienso... sé que estás lejos, que no hay computadora, ni mail ni teléfono... y odio extrañarte trayéndote dentro y odio saber que no corre el tiempo, camina despacio burlándose y riendo a sus anchas mientras yo lo veo y paso las horas queriendo matarlo con libros, con juegos, pintando mis uñas, hablando, comiendo...  porque odio extrañarte cuando te vas lejos

lunes, 21 de marzo de 2011

Me provoca quererte...

Me provoca quererte como tantas otras cosas me provocan... como asomarme en los charcos o brincar sobre la arena cuando el mar se aleja de ella y la deja bien planchada. Como respirar tu risa y morir en tus miradas. Como comerme a escondidas un paquete de galletas para después alejarme con la sonrisa insolente pensando "carajo niña... no has debido hacerlo" pero lo disfruto tanto que es imposible negarlo y  en un segundo la duda o cualquier arrepentimiento desaparecen volando entre las alas del viento.
Me doy cuenta que es inútil tratar de cambiar ahora, hay cosas que solo son aunque no pueda explicarlas, como el efecto que tiene en mi tu voz tan traviesa o el poder de tus pupilas cuando me miran de cerca. La risa aflora sonora y me rindo al sentimiento, por fin dejo de dudarlo y me resigno feliz ante eso que solo es... que me provoca quererte y no sé cómo evitarlo...


domingo, 20 de marzo de 2011

Resurgir de entre las capas...

Pronto llegará la primavera, el aire empieza a ser cálido, los fríos se van, salen las faldas, los vestidos ligeros las camisas de lino y las sandalias del closet y nos sentimos felices... Como cada año miles de personas se reunirán en diferentes sitios arqueológicos para darle la bienvenida  a la estación y cargarse de "buenas vibras"...
En realidad no sé que tan efectivo sea eso de vestirse de blanco y hacer meditaciones, cantos o qué se yo que otros ritos, parada en las pirámides,  quizá un día lo pruebe y entonces podré decirles. Lo que sí sé es que la primavera, como bien dice mi cuñada Claudia es"prodigiosa".  Es probable que quienes viven en lugares donde hay el deshielo y pasan del paisaje nevado al verdor intenso de la naturaleza lo aprecien más que nosotros que no tenemos esos cambios de estación tan marcados, sin embargo es rico dejar los suéteres en casa, caminar por la acera bajo el sol con el aire tibio, y ver retoños en los árboles, mariposas, libélulas -si se tiene suerte-  y flores en los jardines y parques es un espectáculo al que hay que prestar atención sin importar dónde nos encontremos. Quizá de igual manera deberían retoñar en nosotros las ideas y proyectos abandonados, los afectos olvidados, las palabras que callamos.
Quizá es momento de reiventarnos, aunque constantemente me cuestiono si las personas nos reinventamos o resurgimos. Tal vez las capas que nos van dejando los años de vida van cubriendo nuestra esencia y nos vamos olvindando poco a poco de nuestros sueños, de nuestros deseos, de nuestras ilusiones más profundas y las remplazamos con otras más inmediatas o con las que el mundo y la mercadotecnia de la vida nos van imponiendo sin que nos demos cuenta o peor aún... aunque nos demos cuenta.

Urguemos entre las capas, pensemos en lo que queríamos antes, en las cosas que nos impulsaban, ¿son una realidad en proceso o acaso existen solo en nuestra mente como un recuerdo de lo que alguna vez quisimos? 

Es primavera, tiempo de soltar los lastres, de mirar hacia adentro y ver si hay cosas que se han quedado atrapadas bajo esas capas de vida  de las que ya ni nos acordamos y si están ahí quizá sea tiempo de atreverse a hacerlas, de tomar riesgos que igual salen bien o quizá no; de decidir que no queremos quedarnos con las ganas de algo por que al final del día siempre me pregunto ¿qué será peor?  decir fui prudente, fui sensata, fui precavida,  nunca me ariresgué, nunca me solté el pelo y dejo esta vida sin rasguños ni heridas de las batallas perdidas  por que siempre caminé por la acera segura como adormecida y con esos deseos  de antaño  muriendo dentro de mi ... o decir, me atreví ,  a veces gané, aunque no siempre se gana, tuve éxito y fracasos, dolor y alegría inmensa,  heridas que fueron más que rasguños pero que valieron la pena por que viví, por que experimenté, por que me atreví  seguir mis sueños que son esos motivos que hacen que la vida valga la pena. me parece que todos coincidimos en la respuesta... ¿no?

felices reflexiones...


sábado, 19 de marzo de 2011

Entre juzgar y amar

Líbrame vida de ser juez de alguien sin saber siquiera lo que su corazón siente,
de sentirme maestro, ejemplo y guía, de decir "yo soy", "tengo la razón", "estas mal en eso"
Te lo dejo a ti, tú sabrás que hacer no quiero tener tan ardua tarea.
A mí dame sólo sonrisas que abracen, amor que traspase, perdón que aliviane la pesada carga de aquellos   que yo quizá no comprendo.
No quiero ser juez, no quiero decir si hacen bien o mal... mas siempre lo hago y aunque no lo diga rondan en mi mente los juicios severos y entonces me miro tan frágil humana, llena de defectos y quizá peor que ellos y entonces comprendo... No quiero ser juez por que temo el juicio que me harán a mi, y comprobarán que al final del día soy igual que ellos...
No quiero ser juez, quiero ser el viento que pasa ligero, se lleva lo malo y no mira atrás se sigue derecho.

jueves, 3 de marzo de 2011

Marioneta

¿Estás o no estás?, ¿llegaste o te fuiste? te odio, te extraño
retienes mi mente sujeta con hilos que penden de tus manos
de tu lengua, de tu aliento maldito, amado titiritero...
Feliz purgatorio en el que me encuentro
¿Llegaste o te fuiste? ya no sé qué es cierto.

Detox

Y empecé un detox, un detox de vida, no sé si está bien pero lo deseaba. Volver a ser yo sin brazos extraños que me alcanzan siempre sin importar dónde vaya. Dejar de oír voces que extienden sus sombras y sin hablar me llaman "¡aquí estoy!, ¡contésta!" demandan, reclaman...

Un detox de vida, mirar hacia adentro lo que está dormido por falta de ganas, de esfuerzo, de alma que he dejado en parte embarrada en voces y brazos de esos que me llaman.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Olor a sombra

Llevaba días pensándolo, ubicando el mejor momento para cazarlo y obtener por fin lo que tanto deseaba. Esa tarde salí de casa vestida toda de rojo como la pared del lugar donde me escondería. Estuve más de una hora escondida en una entrada  hasta que a eso de las 4 Me asomé con cuidado, pues sabía que no debía tardar y debía hacerlo antes de que el sol se pusiera o todo habría sido en vano. Oí sus pasos acercándose, no pregunten cómo sabía que era él, eso ni yo puedo decirlo, simplemente lo sabía.
cuando sentí que pasaba junto a mi hice el movimiento y con un costal de maíz atrapé su sombra callejera sin que se diera cuenta... Corrí calle arriba a casa lo más rápido que pude, entré en la cocina y con terrible torpeza que provocaban mis nervios la saqué del costal y la guardé  en el galletero de mi abuela, toda apretada.
Cada tarde al llegar de la escuela me encerraba en la despensa con el galletero y lo abría para deleitarme aspirando su olor cuidando bien que no se escapara.
Pasaron los días,  los meses y la sombra que había acabado por resignarse a estar apretujada y no salir, solamente me miraba desde el fondo... entoncences pensé ¿Qué es un hombre sin su sombra?  y en un acto de amor abrí el galletero de la abuela y la dejé salir...Nunca sería mío pero el recuerdo de su olor siempre habitaría mis sentidos...

martes, 1 de marzo de 2011

Los relatos sensuales...



Los Relatos sensuales de una cocinera común…

Nunca pensé darle ese nombre a un blog, en realidad es el título de un libro que pretendí escribir alguna vez para contar historias inspiradas en aquellas que han escuchado las tazas de café y disfrutado las copas de vino que tantas veces se comparten con personas queridas mientras cocinamos, o simplemente por que ahí nos agarra el momento pues muchas de las mejores reuniones acaban —por lo menos en mi casa— en la cocina.
Lugar en el que tantos sueños se vuelven realidad, templo de la creación y los sentidos, de la alquimia de la cotidianeidad. Es sabido por todo aquel que ha sentido su poder que varias historias memorables de amor y desamor han sido amasadas y contadas junto a hornos ardientes, entre ingredientes cuidadosamente escogidos que se van mezclando como nosotros, los humanos, en un río de experiencias que nos transforma, nos funde para crear algo nuevo  que a veces sale bien y otras no tanto...igual que la vida.
El calor del fuego en la cocina es el reflejo de la vida misma, su ambiente exalta los sentidos e invita a la complicidad, a la confidencia,  a la cercania... La magia de los colores, los aromas y texturas abren la puerta de un mundo maravilloso que se revela sólo a quienes tienen la audacia, el valor y la curiosidad para explorarlo y perderse en él.
 Y así transcurren los relatos y las historias, se suceden unas a otras, dramáticas, locas, irreverentes, divertidas, prohibidas y hasta profanas...pero siempre únicas. Y vuelven a contarse mil veces ante la sonrisa cómplice del vino y la mirada cálida del café, que durante tantos siglos nos han acompañado en la mágica aventura de vivir...
¿Quieres oir un relato?

Atrapé su sombra callejera que guardé en el galletero de mi abuela y todas las tardes lo abría para deleitarme aspirando su olor...

Si atraparas la sombra de alguien ¿a qué crees que olería?