martes, 29 de noviembre de 2011

15 años de esperanza...

Durante varias semanas hemos estado bombardeados por la campaña mediática del XV Teletón en México y por supuesto, como cada año, las voces tanto de quienes lo apoyan como las de sus más acérrimos detractores se han enfrentado en los medios y en las redes sociales y yo, con la curiosidad de saber cual es la impresión mayoritaria, decidí preguntar a varios tuiteros qué opinión les merece y estas son algunas de sus respuestas:

"Al final del día puede que sea negocio pero las obras están, y están proporcionando una ayuda que el estado no da", totalmente de acuerdo, es un hecho que el Teletón aliviana en la cuestión fiscal a las empresas que lo patrocinan, ninguno de ellos son hermanas de la caridad, y en especial Televicia, pero los CRITs están ahí y los niños en ellos.

"La forma más vil de explotación del dolor humano" (en esta sí de pronto pensé que había preguntado algo como ¿Qué opinas del asesinato de refugiados en Africa para la recolección de órganos?... me pareció excesiva

"El Dalai Lama dice Da aún cuando tus motivos sean mezquinos por que  quien recibe tu ayuda no ve eso" Así es, aún cuando seguramente la estructura Teletón se ha vuelto burocrática y muy grande en estos 15 años, es un hecho que si preguntamos a quienes han recibido la ayuda y han tenido acceso a los centros, a las terapias y los programas para los niños; están eternamente agradecidos y probablemente les importa muy poco si las empresas sacan una buena tajada mientras ellos puedan seguir recibiendo esa ayuda.

"Es una obligación que el Estado debería solventar" También estoy de acuerdo con esto, pero desgraciadamente en un país de 120 millones de habitantes, en el que el porcentaje de la población que paga impuestos es mínimo, la economía informal florece por todos lados, el estado a últimas fechas tiene que destinar una gran parte del presupuesto a seguridad nacional, planes de defensa, etc. ¿Qué hacemos , nos cruzamos de brazos y los que tengan el problema que vean cómo se las arreglan? no creo, los problemas nacionales son de TODOS no solo del gobierno y mientras no aportemos como sociedad no podremos cambiar nada.

"Si no estás haciendo nada al respecto o trabajando por esa causa entonces no ataques lo que hay" qué sabia respuesta, qué fácil es criticar cuando nosotros no proponemos nada, quien tenga un esquema mejor pues escríbale al Chobi Landeros y preséntele su propuesta.

"Me parece una buena obra pero me harta el melodrama televisivo que trata de explotar los sentimientos del público haciéndolos llorar con miles de historias trágicas"  Ok, en esta estoy de acuerdo, aunque confieso que vi un poco de la transmisión del año pasado y obviamente después de 15 años hay ya muchas historias de éxito y rehabilitación que son impresionantes pero es un hecho que no dejarán de ser clasificación 4 kleenex jamás...

Teletón es el sistema privado de rehabilitación más grande del mundo, a través de los 15 años que lleva realizándose en este país ha servido para crear conciencia de lo que es la discapacidad, para cambiar cosas tan simples y esenciales como la inclusión de accesos con rampas, asientos y otras consideraciones especiales para personas con capacidades diferentes y para educar sobre la importancia de la prevención de accidentes en el hogar pero sobre todo ha sido una luz de esperanza para quienes día a día luchan por hacer que la vida de sus hijos sea menos pesada y tengan mejores oportunidades de rehabilitarse.

El Teletón no es perfecto, pero si hoy te levantaste y pudiste caminar, sentarte,  hacer el desayuno; si tus hijos bajaron corriendo a abrazarte, bailaron en las escaleras y te tiraron besos mientras corrian al dejarlos en la escuela pregúntate esto: ¿ si los vieras en una cama postrados con dolor, o con cáncer, o con espina bífida o con las secuelas de un accidente terrible, o con autismo no te gustaría saber que existe el Teletón?
Este 2 de diciembre donémos algo,  lo que cada quién pueda y quiera para ayudar a quienes lo requieren esperando nunca nunca necesitarlo nosotros.

Felices reflexiones...


Una corona de princesa

you can have anything that you desire...








Hoy me desperté muy temprano, estaba en una cama deliciosa,  cubierta por un pabellón de tul blanco;  era mágica definitivamente de esas que hacen imposible tener un mal sueño. De pronto comencé a pensar en todas aquellas cosas que hacen de la vida mucho más que algo cotidiano y rutinario, como ese pabellón sin el que, definitivamente, la misma cama no hubiera tenido ese efecto sensual, diferente, único que estaba experimentando...  un pensamiento me llevó a otro y ese a otro y ese último a otro y pasé un largo rato pensando en muchas cosas. Así llegó a mi mente mi infancia, y con ella mi padre que cuando mi hermano y yo éramos chicos  a veces en un día de clases llegaba a despertarnos más temprano que de costumbre y nos llenaba justo de eso, de su magia, nos llevaba -léan bien-  a remar al lago de la 2a sección de Chapultepec, o simplemente a caminar entre las fuentes, después a desayunar en la cafetería del bosque para acabar en la puerta de la escuela a las 8 en punto.
Otras veces llegaba y nos decía "empaquen para 4 días por que nos vamos ahora mismo de viaje" y por supuesto era un miércoles cualquiera. Generalmente viajábamos al norte por que tenía varios clientes en esa zona y de repente sin decirles se les aparecía, especialmente cuando tenían una larga cuenta por pagar, pero debo decir que era genial por que en realidad lo querían, así que no solo acababan pagándole sino que nos invitaban a bodas, aniversarios, cumpleaños, al club de industriales y siempre acababa siendo una aventura divertida llena de lecciones para la vida. Así aprendimos historia, geografía, tradiciones mexicanas y esa sutileza y calidez de la magia de las relaciones humanas en la que él es un maestro.
Cuando tenía nueve años me entró la idea de hacerme de una tiara de princesa y ese deseo acabó llevándome de su mano por las calles de NY hasta que encontramos la que me gustó. La usaba a mañana tarde y noche y se convirtió en mi tesoro más preciado, en un objeto mágico que me recordaba constatemente el amor de mi padre.
Hoy la princesa ha crecido e incluso tiene sus propios príncipes y me pregunto si durante su corta vida habré sido capaz de transmitirles ese mismo sentimiento y esa misma capacidad para creer y crear la magia. Espero con todo mi corazón que así sea por que no concibo otra manera de vivir que sea mejor.

Felices reflexiones...

jueves, 24 de noviembre de 2011

Gracias...



Al norte del río Bravo los primos güeros -o ya no tan güeros- hoy están de manteles largos,  familias y amigos han volado de los confines más remotos del país, y en algunos casos del planeta, para estar juntos en el día de gracias.
Sobra decir que habiendo nacido mexicana 100%  en mi familia jamás tuvimos la costumbre de celebrarlo y pasaba totalmente desapercibido en nuestro calendario; pero la vida, que te lleva a lugares que antes no pertenecías que de repente se vuelven tuyos y te pone frente a extraños que acaban volviéndose tu familia, quiso cosas diferentes y hoy heme aquí: a punto de comer pavo, puré de camote y pie de calabaza junto a mis gringuitos favoritos "del mundo mundial" que como ya dije son parte de mi familia; de esa familia que vamos haciendo en la vida, la que escogemos y nos escoge, la que conocimos en la escuela, en las escaleras de la oficina, en la calle, en el twitter... y que por razones que desconocemos de pronto se vuelve importante y necesaria cuando la magia sucede y la vida nos hace coincidir...  y así me encuentro pensando en todo lo que he recibido sintiéndome profundamente agradecida y muy afortunada,  con una responsabilidad inmensa por lo mucho que tengo y preguntándome si he hecho que valga la pena...

Así que donde quiera que estén aunque no coman pavo o les importe un comino el día de gracias nunca está de más reflexionar un poquito sobre todas esas cosas que hacen nuestra vida maravillosa. Nuestra familia, los amigos, nuestros logros, nuestros fracasos, aciertos y errores... aquello que nos hace fuertes y nuestras peores debilidades. Es un comienzo interesante para el cierre de año que se perfila a la vuelta de la esquina envuelto en un torbellino enorme y enloquecedor de ventas nocturnas, tráfico infernal, compras, reuniones y fiestas.
Un buen día para pensar, para sentir y para decir gracias Dios, gracias vida... o simplemente gracias a quien ustedes quieran.


Felices reflexiones...

sábado, 19 de noviembre de 2011

En ese lugar...

Existe un lugar más allá del mundo que escapa a la lógica de qué debe ser donde la razón observa callada dejando que sea el deseo quien manda. En ese lugar habitan los sueños de atreverse a ser y a hacer tantas cosas locas que siempre nos llaman, de dejar vivir esos pensamientos y deseos secretos que revolotean como mariposas rondando la mente y atrapando el alma.
En ese lugar me encuentro contigo para como niños jugar a que somos lo que no seremos,  hacer travesuras y así libremente dejarnos salir de lo más profundo; reír y cantar y tejer la magia con hilos eternos  y sentir entonces que estamos tan vivos vibrando por dentro... y luego en silencio volver a la vida de este mundo loco donde manda el tiempo, sabiéndonos cómplices, felices de ser aquello que fuimos en ese lugar que habitan los sueños...



jueves, 3 de noviembre de 2011

La aventura del 281




Hace algunos años, 25 para ser exactos, mi "partner in crime" favorita Muk y "yours truly" pasamos un verano memorable estudiando francés en Montreal. Nos habían dado la opción de alojarnos en una casa con una familia o de quedarnos en la YMCA, obvio nos decidimos por la Y un 1o de julio llegamos al aeropuerto ilusionadas,  felices y al pasar migración... "surprise, surprise"... miss Muk había olvidado la visa de estudiante y se la llevaron al cuartito del horror... finalmente salió con la condición de que se la mandaran y regresara a llevarla. Una vez afuera no había taxis disponibles en el aeropuerto así que al llegar uno el conductor nos propuso que lo compartiéramos con el único pasajero que esperaba antes que nosotros. Ante la inexistencia de una mejor oferta accedimos y subimos a la parte trasera del auto mientras el hindú  ocupó el asiento del copiloto y dijo -à la Chine s'il vous plait (a La china por favor)  y la Chine... más bien era la Ching.... por que les juro que estaba en casa del payaso... llegamos y tras hacer el registro e instalarnos en nuestra habitación procedimos a desmayarnos en la cama.
Al día siguiente nos presentamos en la escuela, nos lanzamos a caminar para ubicamos en el mapa y empezamos a conocer a nuestros compañeritos  y entre estos compañeritos estaban 2 hermanas catalanas Eva y Gemma, divertidas, chispeantes y entrañables al minuto 2 de conocerlas.
Una tarde llegó corriendo Muk para decirme que Gemma y Eva solicitaban mi presencia en las regaderas para hcerme una"proposición interesante"...
Al llegar a los baños las encontré sentadas en el piso, envueltas en la toalla me vieron con mirada traviesa   y dijeron  -Eh que nos han dicho de un sitio... donde bailan hombres..--Ahhhh, claro, el 281--- respondí... y las 3 se me quedaron viendo con cara de WTF y esta ¿cómo sabe? pues no sabían q había escuchado al encargado un día recomendando el sitio a otras huéspedes.
Total el siguiente viernes salimos con cara de travesura buscando pasar un rato divertido. Aclaro que nunca en mi vida me había yo parado ni el el Chip'n Dale de México ni en ningun otro antrillo del estilo, en realidad no me provocaba pero ya en grupo y como excusa para reírnos sonaba bastante divertido.
Llegamos al lugar,  era bastante normalito por fuera y al entrar había una recepción tipo vestibulo de cine y una entrada del lado derecho junto a la caja sin más puerta que una cortina de terciopelo rojo que un monote en tanga, con botas vaqueras y pelo largo setentero procedió a abrir para dejarnos pasar.
Una vez adentro nos sugirió que nos sentáramos en la barra, alrededor de la pista, lo cual nos pareció "demasiado" generoso y preferimos una mesa. La música sonaba y el show aún no había empezado, así que nos concentramos en estudiar a la concurrencia. A nuestra derecha ¡un cumpleaños! por qué no señores, que no se pierda la bonita tradición de que tus papás te lleven con tus hermanas mayores a ver hombres que se desnundan bailando, Vivan los países desarrollados...  primeros weirdos de la noche...
Esquina superior izquierda frente a la pista, Una supernumeraria cincuentona -o por lo menos parecía-  con choclo tipo ortopédico, suéter y falda negras, pelo corto y lentes. La típica mujer mayor piadosa que puedes ver saliendo de misa de 7 todos los días... con banquito enfrente donde le bailaba un güero de 1.90 con una mega guacamaya tatuada en la espalda y al que frecuentemente le colocaba billetes dentro del taparrabos, weirda número dos... En el tercer lugar en la lista estaba una bella mujer con un sexy vestido blanco, pelo recogido y aretes largos sentada sola en la barra con una bebida en la mano y sin ninguna expresión de júbilo o entretenimiento en particular.
Empezó el show y uno tras otro los hombrecitos hicieron pasos y acrobacias atrevidas para el deleite de la audiencia que al contrario de lo que me habían dicho que pasaba en México no gritaba ni se convulsionaba a punto del orgasmo. No, solo miraban y aplaudían.
Llega el momento en que el primer hombrecito se desabrocha un lado, se desabrocha el otro y exhibe orgullosamente su anatomía de fisicoculturista, luego estira la prenda la dirige hacia el pérchero en el otro extemo de la pista y pingggggg la cuelga ante la mirada incrédula de los espectadores -eso sí me impresionó lo acepto-.
Así pasaron varios, entre ellos el de la guacamaya que literalmente tuvo que escapar de la abuela insaciable que lo retenía a billetazos. Después de unas dos horas, muchas risas y comentarios pícaros salimos de ahí con esa sensación de haber sido cómplices en una travesura divertida de esas que cuando se recuerdan siempre nos hacen sonreír.

Hoy la he recordado porque es el cumpleaños de Eva y hasta Barcelona extiendo mis brazos para decirle que la quiero y que siempre recuerdo el maravilloso verano del 87... ¡Feliz cumple amigaaaaa! deberíamos repetirlo...

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Ojalá que la muerte me encuentre despeinada...


Si supieras que vas a morir hoy, ¿qué harías? llorar, pre moririte antes de tiempo por nervios e impotencia, vivir el día exactamente como lo hubieras hecho si no lo supieras, pasarlo haciendo lo que te gusta ¿qué?...
Ninguno de nosotros sabe el día ni la hora, pero lo que sí sabemos desde siempre es que nuestra vida está contada y que tarde o temprano nuestro cuerpo exhalará el último aliento y la existencia, como la conocemos, nos abandonará dejando solo el estuche que la contuvo.
En realidad nunca he tenido miedo a la muerte y hasta puedo decir que me provoca curiosidad llegar a saber por fin a dónde vamos ¿al paraíso?, ¿al nirvana?, llegaremos a la presencia de Dios,  la fuerza creadora del universo, para ser juzgados por nuestros actos y cuando eso pase ¿qué nos dirá? anda baja de nuevo y esta vez hazlo mejor o nos darán alas de acuerdo con el tamaño de nuestros méritos. No lo sé y me encantará saberlo... Sea lo que sea estoy segura de que es maravilloso sin embargo cuando me llegue la hora solo espero que la muerte me encuentre despeinada, porque la vida despeina cuando se vive de verdad, intensamente, yendo de un lado a otro y haciendo las cosas que hacen que valga la pena.

 El problema sin embargo no consiste en abandonar esta dimensión,  sino en la manera en que eso sucederá. Ese sí es otro cantar...Dichosos aquellos que mueren en accidentes fatales sin haberse siquiera dado cuenta de lo que estaba pasando, o aquellos que en su sueño se van sin decir ni adiós o caen muertos jugando tennis o corriendo por un infarto masivo... Consentidos de Dios a quienes premia con muertes de privilegio.
Hay  a quienes la muerte les llegará lentamente, después de sufrir enfermedades a veces por días, meses o hasta por años. Esas personas generalmente se convierten en maestros que nos enseñan tanto sobre la vida, lecciones que sería imposible entender de otra manera, lecciones de lucha, de amor a la vida, de humildad, de grandeza, de gratitud, de aceptación y desapego. Lecciones que redimen y nos hacen ver las cosas desde una perspectiva diferente.
Hay un tipo de muertes que me aterra, aquellas en que la transición a la otra vida se da en un estado de pánico,  de impotencia, de vejación, de tortura, esas muertes me provocan un sentimiento de tristeza, de angustia, de impotencia, de dolor. Una punzada que siento cada vez que se habla de una muerta de Juárez, de un secuestrado, de un reportero asesinado después de un levantón... 
 Están las muertes de adultos mayores que cuando suceden aceptamos con resignación sabiendo que tuvieron una vida plena, que sembraron, cultivaron y cosecharon y se van con las manos llenas dejándonos su maravilloso recuerdo y las que parten el alma, de bebés, niños y personas jóvenes que se van cuando pensábamos que tenían la vida por delante ante el inmenso dolor inconsolable de sus padres, hijos,  hermanos, abuelos.

Existe sin embargo una a la cual yo llamo la peor muerte de todas, la de aquellos que han muerto en vida y continúan en este mundo deambulando  como zombies sin luz en la mirada y con el alma marchita sin esperanzas, ni amor, ni alegría... esos en realidad me dan miedo.

Es así que la muerte nos juega chueco, nos destantea, nos cimbra, nos sorprende  y nos ubica llegando a veces cuando menos la esperamos. Hoy día de muertos en que con la bella tradición mexicana de las ofrendas honramos a quienes se han adelantado los invito a que recordemos lo que nos enseñaron mientras los tuvimos aquí,  a evocar los momentos que vivimos a su lado y los sentimientos que despertaron en nosotros,  a que comamos pan de muerto y calabaza y compremos una calaverita de azúcar o de chocolate con el nombre de alguno de ellos, o con el nuestro y al comerla nos hagamos el firme propósito de vivir despeinados, de perseguir nuestros sueños, aquellos que quizá hemos olvidado... de darnos más permisos, de decir las cosas que nos nace decir, de experimentar, de amar sin arrepentimientos, de perdonar, de aceptarnos y aceptar a los demás y de gozar cada instante como si fuera el último por que un día sin duda lo será y cuando eso pase podremos irnos tranquilos. Podremos dejar la existencia terrenal  sabiendo que nunca fuimos perfectos ni santos pero que dimos  e hicimos las cosas lo mejor que se pudo y que nos vamos de este mundo satisfechos, en paz y agradecidos que la vida nos despeine y la muerte nos encuentre con una sonrisa en los labios como prueba irrefutable de lo mucho que disfrutamos el viaje.




Felices reflexiones