domingo, 22 de mayo de 2016

Nuestra misión: La Belleza


Lunes, me levanto abrumada por cosas que han pasado el fin de semana y las semanas anteriores, yo estoy bien, mi familia esta bien, pero mi alma esta triste, es una de esas rachas en las que mil cosas dolorosas se dejan venir en montón y pasan por tu mente una y otra y otra vez. Me levanto, me arreglo, reviso los correos y los pendientes y me voy a mi entrevista.
De pronto me encuentro frente un hombre interesante, de brillantes ojos, y sonrisa amable, lentes, jeans, tenis y camisa. Relajado y accesible desde el minuto uno, comenzó a contarme sus andanzas. sus estudios de antropólogo su trayectoria como DJ, los conciertos en Playa del Carmen; la granja de permacultura y el hotel de concepto que abrió recientemente en Tulum.
También me cuenta como 10 años atrás  decidió hacerle caso a  una voz interna que le dijo "Compra semillas y plántalas". Pronto estaba preparando ensaladas con legumbres de su pequeño huerto y un poco más tarde certificándose en permacultura.
Ante la insistencia de amigos comenzó a dar clases y a desarrollar varios proyectos de huertos urbanos y azoteas verdes. De pronto se pone serio y me dice "yo sé que esta entrevista tiene la intención de inspirar, pero no te puedo decir mentiras; por años perseguí a delegados y políticos —me enseña una portada de un periódico ya viejo en la que M.A. Mancera anuncia que La CDMX seguirá los pasos de Brooklyn en esta tendencia de permacultura— Intenté presentarles proyectos para la ciudad que incluían el aprovechamiento de terrenos baldíos, azoteas y espacios desaprovechados; me he enfrentado con todo tipo de trabas, ya me cansé. No soy revolucionario y mi único activismo es plantar semillas y que salgan plantas y no pienso regalarles mi hígado. Tengo un hijo de dos años y otro en camino y el año que entra me iré a vivir a Canadá donde podré hacer las cosas que quiero".

Salgo de ahí pensando "uno más que perdemos porque el sistema le quita las ganas de hacer algo increíble y tan necesario para esta ciudad. Pero lo entiendo, quizá yo haría lo mismo si estuviera en esa posición y pudiera irme. Al final del día las personas que tienen ese espíritu de hacer cosas increíbles brillarán donde vayan y la semilla que sembró en sus más de 1000 alumnos continuará creciendo.

Jueves, una entrevista deliciosa con un hombre que no solo es extremadamente inteligente sino también encantador, pero esa no la hago yo, solamente intervengo de pronto, coordino al fotógrafo, checo fotos y escucho a Borja formular las preguntas y lo mejor, escucho las respuestas con mucha atención, mientras voy pensando en lo que dice. Se acaba el tiempo y le hacemos la última pregunta : ¿cómo educas para lograr un país mejor? ¿qué haces tú en tu casa?.  Empieza su respuesta diciendo "esta es probablemente la pregunta más difícil de la entrevista"... se queda pensando unos segundos y continua "hace un tiempo leí un libro que me gustó mucho se llama The Compass of pleasure  (La Brújula del Placer), por supuesto va pasando por cosas obvias como: la comida, el sexo, etc... pero para mi, el capítulo más importante del libro es el que habla de "Hacer el bien". Hay una parte del cerebro humano que se activa y que siente sensaciones de placer haciendo lo correcto y me atrevería a lanzar la hipótesis de que existe mucha gente que no ha tenido la experiencia de sinapsis neuronales de placer haciendo el bien, Si tú educas a tus hijos para que su prioridad cada noche sea apagar la luz, meterse a la cama y  dormir en paz y con la conciencia tranquila y pueden sentir que hicieron algo para dejar las cosas mejor de lo que las encontraron y al mismo tiempo encuentran en ello un goce muy privado, si logras eso creo que en lo demás que puedas tener éxito o fracasar como papá... sale sobrando".

Como después de cada entrevista salgo pensando y me doy cuenta de que sin importar cuanto puedan revolverse en nuestra mente las escenas de esta lucha cotidiana entre la luz y la oscuridad del corazón humano,  nuestra misión es encontrar la belleza dentro de ese caos y  poder transmitirla a quienes nos rodean y cambiar el foco y la dirección de las cosas. Nuestra misión es no dejar de ver la luz que de pronto parece ocultarse tras unas nubes muy negras y traerla hacia el frente porque como dice una de mis frases favoritas, Cuando está nublado, no queda más que ser sol...

"de ese viaje hacia la nada que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada... La Belleza"

Felices reflexiones...






No hay comentarios:

Publicar un comentario