miércoles, 13 de febrero de 2013

Arrepentirse y creer...

Me parece que el año empezó solo ayer y de pronto llega el miércoles de ceniza anunciando la cuaresma y tras ella las vacaciones de semana santa y así se va el primer trimestre del año, es oficial, ya no hacen los meses como cuando yo era chica...

"Arrepiéntete y cree en el evangelio", eso es lo que dicen ahora al imponer la ceniza; cuando yo era chica decían "polvo eres y al polvo has de volver"... 
Quienes me conocen bien saben que yo no soy demasiado religiosa, demasiado cuidadosa de las formas y rituales del catolicismo, que tengo severas críticas contra muchas de las cosas que la iglesia hace pero eso no me resta espiritualidad, o por lo menos no lo creo y tampoco capacidad de reconocer las cosas buenas que la religión me ha dado.
Recuerdo que durante la cuaresma uno ofrecía cosas que como renunciar a algún placer personal, algún alimento favorito, cosas así, o bien practicar durante ese tiempo algo que nos costara mucho mucho trabajo; todo esto con el objetivo de fortalecer la voluntad. Digamos que es un tiempo de entrenamiento para recordarnos que debemos ser nosotros quienes controlemos nuestras debilidades y no al contrario saber mantenernos firmes en algo es una de esas cosas que a la larga se traduce en fortaleza para los tiempos difíciles cuando el viento es fuerte y puede la copa del árbol se tambale pero la raíz se mantiene firme.  En todas, o por lo menos en la mayoría de las religiones existen  estas prácticas. El ramadán, el ayuno de Yom Kippur, y más allá de su significado religioso en realidad son formativas. La verdad es que me queda clarísimo que a Dios si comes pan o no 40 días le da exactamente lo mismo, el beneficio es para el que lo practica. 
Ahora bien, eso de arrepentirse... ¿ de qué?, de ser pecadores, egoistas, etc. etc. etc. tal vez, pero me parece que el mensaje es arrepiéntete de no creer en lo que eres, de tener miedo a vivir, a cambiar, a ser menos que otro, a ser tonto o viejo, o a estar solo o a ser pobre, a no ser importante.. arrepiéntete de no amar suficiente, de amargarte por tonterías, de pasar los días encadenado a viejos esquemas que no te dejan ser quien realmente quieres o quien puedes llegar a ser, arrepiéntete de no confiar...
Es eso de lo que hay que arrepentirnos porque nuestro propósito es esta tierra es amar y ser amados estamos llamados a la felicidad, no al sufrimiento perpetuo por cadenas que nosotros mismos nos ponemos. Dios no quiere mártires, eso es de la edad media; Dios no puede querer más que seres felices que amen y honren la vida porque para eso fuimos creados para ser luz y sí... quizá seamos partículas de polvo pero al fin y al cabo somos polvo de estrellas...

Felices Reflexiones...




  

3 comentarios:

  1. Amén hermana.No lo podías haber dicho mejor. ;)

    ResponderEliminar
  2. Mi estimada entro a este comentario en modalidad responder a tu amiga Chris, no encuentro como dejar comentarios de forma normal. Como séa totalmente de acuerdo con lo que dices, coincido al 100, besos
    Pilar Camacho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja pobre Chris, pues gracias a las dos!. Besos

      Eliminar